Milonga de mis amores

La Nación – 12 de julio de 2013

___

por Gabriel Plaza

Un exquisito espectáculo de Agustina Videla y Nora Lezano rescata en el barrio de La Boca el espíritu iniciático del tango

El auto se mete por la orilla portuaria de La Boca y transita por esa geografía casi fantasmal: barcos atrapados por el petróleo, pibes en la esquina y los picos de grúas abandonadas que asoman entre la densa niebla que cubre el Riachuelo. El Teatro de la Ribera, enclavado al costado de Caminito, está rodeado de esa atmósfera onírica y cinematográfica de «Nieblas de Riachuelo». Dentro de la sala en la que se realiza el ensayo general de Social t ango -el espectáculo de Agustina Videla y Nora Lezano, que se estrena esta noche-, suena el tango de Cadícamo y Cobián, en la voz gitana de El Cigala. Todo parece formar parte de una escena montada para una película: un viaje iniciático al corazón del tango.

La sala del teatro al estilo italiano donde se monta la obra está vacía; sólo hay tres espectadores sentados en filas diferentes: Agustina Videla, Ramón de Oliveira y Nora Lezano. Ellos son los factótums, junto con Mayra Galante, de esta puesta que conjuga el tango, la danza y el video. Están viendo una pasada de la obra, sin vestuario ni luces, pero la puesta brilla con un fino registro de los códigos milongueros, su selección musical, capaz de combinar con eficacia y rigurosidad, tangos de las típicas del 40 con Django Reinhardt, y en la austeridad coreográfica del espectáculo que deja a la vista sólo lo esencial, como las imágenes de Nora Lezano, colgadas en el foyer . Todo arma el viaje de transformación de una persona que ingresa en el mundo milonguero por primera vez.

.
Fotografía de la nota: La imagen, especialmente cedida por Nora Lezano, representa el clima cinematográfico del show.

___

Artículo online: http://www.lanacion.com.ar/1600200-milonga-de-mis-amores

Dos por cuatro, onírico y sin prejuicios

Clarín Espectáculos – 12 de Julio de 2013

___

Laura Falcoff
lfalcoff@clarin.com

La obra de Agustina Videla cuenta cómo se transforma un hombre con el tango

Desde hace varios años distintos coreógrafos llegados al tango, o surgidos de el, vienen buscando formas de llevar el tango-danza al escenario, alejandolo del consabido formato show. Agustina Videla pertenece a esta corriente-hay que decir, muy heterogenea- en la que incursiona por primera vez con un espectáculo a la vez propio y compartido con la fotógrafa Nora Lezano, que se estrena mañana en el Teatro de La Ribera.
Por lo pronto, Social Tango tiene un núcleo dramático: la transformación de un hombre a través del tango. Dice Agustina: “La obra se narra, por un lado, a través de lo que ocurre en el escenario, y por otro, de tres cortos, filmados por Nora. Y con esto queremos mostrar la vida rutinaria y solitaria de un personaje y como cambia después que el tango llega a su vida”.

¿El elenco esta formado por bailarines de tango o de danza contemporanea?
De tango. Pero es estos meses de montaje tomaron clases de danza contemporánea e hicieron un entrenamiento actoral. Son bailarines profesionales jóvenes y todos frecuentan las milongas, una afición que no siempre tienen los bailarines profesionales.

¿
Como eligieron la música?
Guiándonos por lo que nos gustaba. Incluimos Morena de Esteban Morgado, Poema de Francisco Canaro, un tema del grupo Narcotango, Nieblas de Riachuelo en la version de Bebo y Cigala. Hay escenas de milonga con tangos tradicionales, pero para los momentos llamemoslos oníricos preferimos otras cosas. Quisimos hacer lo que nos representa, sin depender de “esto es para la milonga, esto es para el escenario”.

Tu trayectoria es como bailarina de tango
Si. Estudie desde la infancia danza clásica y contemporánea, pero a los 16 anos comencé con el tango, ahora tengo 35. Trabaje y vivi mucho tiempo afuera, Entre Estados Unidos y Europa, y desde hace tres nos radicamos nuevamente en Buenos Aires. Esta es mi primera experiencia como directora de una compañía y por suerte no tuve que responder a ningún estereotipo. Formamos un equipo hace un ano con Mayra Galante y Ramon de Olveira Cezar, productor de los videos, en el camino encontramos a Nora Lezano, que por suerte no tenia prejuicios hacia el tango, como a veces ocurre con gente de otros ámbitos, que teme los cliches del genero. Y mas tarde se sumo Renata Schussheim en el vestuario y también Marcelo Cuervo, que tiene una inmensa experiencia como iluminador de espectáculos de tango.

El tango de la transformación

La Prensa – 17 de Julio de 2013

___

La coreografa Agustina Videla y la fotografa Nora Lezano en una obra sobre el baile social

Social Tango. Dirección: Agustina Videla and Nora Lezano. Entrenamiento actoral: Carolina Tejeda. Coreografía: A. Videla. Vestuario: Renata Schussheim. Iluminación: Marcelo Cuervo. Bailarines: Eva Icikson, Rodrigo Arze, Sebastián Fernández, Lucía Ohyama, John Galindo, Guadalupe Ponzelli, Cristian García, Giselda Seewald, Edwin Olarte, Josefina Stellato, Leonardo Pankow, Violeta Videla, Horacio Herrera, Constanza Vieyto. En el Teatro de la Ribera.

Mucho se ha hablado del baile de tango como medio de expresión artística, como disparador del encuentro social, y hasta de los beneficios que produce en la salud de quienes lo practican. Su poder transformador sobre las personas es, en cambio, el disparador de esta obra en cuya génesis se encuentran una bailarina de formación clásica y moderna, y una fotógrafa ligada al mundo del rock.
Un espíritu libre de ataduras recorre “Social Tango” en toda su extension, aun cuando lo que se muestra es un baile de pareja, mayormente cerrado en el abrazo, al ras del piso y con arrebatos coreográficos cuidadosamente dosificados. El relato se enmarca en un continuo ir y venir entre lo que transcurre en escena y una pantalla que reproduce las imágenes de enorme belleza, donde la milonga, ese microcosmos gestado al ritmo de las grandes orquestas, se abre como un territorio a descubrir.

El hilo argumental es casi una excusa para abordar una cuestión mas profunda. Atraido por una encantadora dama (Guadalupe Ponzelli), un hombre común (Leonardo Pankow) trata de desentrañar los rudimentos del tango bailado en un intento para acercarse a ella. Transcurre así desde la frustración de quien no entiende los códigos establecidos, a la avidez por el conocimiento y el descubrimiento de un mundo aparte que emerge en los limites de la pista de madera lustrosa.

SERES DE LA NOCHE
El tango-y no la historia del genero tanguero-cala hondo en su fibra mas intima y lo codifica. Tanto, que aun cuando el idilio no llegue a buen puerto, el hombre no sera el mismo después de esa revelación.

Las imagenes que propone Nora Lezano, tanto en los cortos que se producen en escena como en la muestra fotográfica que se presenta en el foyer de la sala, le confieren catadura y un rostro humano a esos habitantes de la noche que ejercen el don de la improvisación en cada tanda. A la vez, Lezano sobrevuela la Buenos Aires que es cuna de ese arte repentista con una mirada curiosa, dando forma a una sucesión de imágenes de la ciudad que la muestran melancólica y voraz, como es sabido, pero tambien desvalida y cambiante.

La coreografia de Agustina Videla no se ciñe estrictamente a los canones del baile de salon, sin que esto signifique que sus diseños resignen la impronta que lo caracteriza. El juego de desplazamientos de las parejas revela un trabajo meticuloso, tanto como las figuras que dibujan en el suelo. Sin serlo, la directora logro que las siete duplas de bailarines funcionen como un ballet, con una sincronicidad y un sentido de equipo que trasciende el escenario.

La banda sonora, como la obra toda, ha sabido nutrirse de la mixtura de elementos. Hermana a las grandes orquestas y voces de la epoca de oro del tango, con la sangre joven de Ariel Ardit y El Arranque, Esteban Morgado, y hasta el mismisimo El Cigala. El vestuario de Renata Schussehein actua en sintonia con la vivacidad de la propuesta aportando color y movimiento. En un elenco de parejo lucimiento sobresalen los desempeños de Leonardo Pankow, Sebastian Fernandez y Gisela Seewald.

Daniel Sousa

Cargando...